Si bien el Proceso Creativo no es lineal y cada persona tiene su propia concepción de lo que es un desarrollo creativo de acuerdo a su propia experiencia, existen hilos conductores que podríamos llamar fases para el desarrollo de una idea.


El modelo de James Webb Young “Una Técnica para la Producción de Ideas” es el más cercano a lo que sucede con mi proceso creativo. Existen otros modelos como el de Alex Osborn “Brainstorming” que consta de más fases, o el de Graham Wallas “EL Arte del Pensamiento”. Young,  intuitivo y práctico, con una formación no demasiado académica, escribía confiando en su propia imaginación, y en la observación y conocimiento del público.

Para seguir con su filosofía práctica no le demos más vueltas a su historia (para eso esta Gúgel, como dicen en España) y veamos su modelo.

ideas_infografia_Tiny

 

Fases del proceso creativo según Villalobos Webb Young.

1: Recopilación de Material.

La recopilación de material es de dos clases:

Específicos: son aquellos que se relacionan con el producto y con el público a quien nos proponemos vendérselo, los datos duros, la información técnica, el grupo objetivo etc., etc.
Aquí creo que también es importante el interés que debemos poner en la necesidad del cliente, informarnos más allá de esos datos duros, probar el producto, conocer su proceso de elaboración, pensar en el cliente final, en la experiencia del usuario.

Generales: tienen la misma importancia que la recopilación de materiales específicos. Hay que sentirse interesados por diferentes temas, de cualquier aspecto de la vida, no solo los relacionados a nuestra profesión. Esta recopilación de materiales generales es importante porque es a partir de aquí cuando  cobra vida el principio de: una idea es una nueva combinación de elementos. Todo lo que leemos, vemos y experimentamos es recopilar material, mientras más observemos más contenido tenemos para combinar y asociar.

2. Elaboración Mental.

Aquí es cuando ponemos nuestro cerebro a trabajar, a buscar relación entre el material recopilado. Es el momento de clasificar, asociar y definir la información dura y mezclarla  con tu experiencia.

Anota las ideas que vayan surgiendo, todas son válidas, llegará el minuto en que nos cansemos de armar el rompecabezas y es cuando aparece la siguiente etapa.

3.Incubación.

Pon tu cerebro a descansar, desconéctate. Es cuando el resto piensa que procrastinas, pero ¡No!, tu subconsciente sigue trabajando aunque no lo noten. Trabaja en cosas estimulantes o sal a dar una vuelta. Es la mejor forma de evitar el bloqueo creativo.

4. Alumbramiento de la idea.

EUREKA! la idea nace en cualquier momento y en el lugar menos esperado. Atrápala, no la dejes escapar, anótala o dibújala, porque ahora viene la frase que en la escuela te dicen el primer día de taller, el éxito es 1% de talento y 99% de transpiración, así que manos a la obra.

5. Desarrollo.

Debemos proyectar nuestra idea al mundo. Adaptarla al requerimiento del cliente, no siempre es fácil y más de alguna vez no vas a poder aplicarla, así que paciencia, si no funciona, sigue adelante, la mejor idea está ahí dando vueltas.

En Resumen.

Las fases del Proceso Creativo no son lineales, muchas veces la etapa de recopilación viene después de un destello de idea que nace en la primera reunión con el cliente. Otras veces la idea tarda en llegar y te pasas tiempo incubándola o procesando el material.

Lee mucho, viaja si puedes, frecuenta distintos lugares, no seas rutinario (eso es lo menos creativo que existe),  así la recopilación de material general será cada vez más grande y tendrás más capacidad de combinar elementos.

De igual manera, mientras más metódic@ seas, más fácil será trabajar tu creatividad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *